Artículo 6

 
 

La preparación de una traducción

Lo que los traductores necesitan saber antes de iniciar un proyecto

Los clientes reciben un servicio de traducción mejor y más preciso cuando el traductor tiene una visión global del proyecto.

Cuando los clientes requieren una traducción, a los traductores les ayuda conocer lo siguiente:

  • Para quién es el trabajo – la editorial y el público objetivo.
  • La zona de distribución.
  • La extensión del trabajo en palabras  y/o páginas.
  • El formato en el que se requiere el trabajo (Word, pdf, etc.)
  • Cualquier convención concreta para ortografía, terminología, etc.
  • La fecha límite para la entrega - incluidas las entregas de intervalos acordados.
  • Si un editor revisará el trabajo o no.
  • El contacto principal para el proyecto.
  • Si el traductor debe presentar dudas durante o al final del proyecto.
  • Las condiciones de pago - cantidad y fecha.

El traductor debe considerar lo siguiente antes de aceptar un proyecto:

  • Extensión.
  • Dificultad - términos técnicos y expresiones particulares de un tema.
  • Conocimiento - tiempo de investigación para los temas que no conoce.
  • Formato – cualquier plantilla afectará a la velocidad de la traducción.
  • Velocidad de traducción personal - palabras por hora (con y sin investigación).
  • Período - la disponibilidad y el cálculo de lo programado para entregar a tiempo.
  • Las condiciones de pago - el precio por palabra (y en consecuencia por hora).

Compartir y negociar estos aspectos en la fase de propuesta del proyecto,  ahorra tiempo y evita malentendidos.

El traductor debe planificar su tiempo y considerar las posibles áreas de confusión en el texto antes de iniciar el proyecto.  Durante el proyecto, debe aclarar las dudas tan pronto como se presenten para evitar sorpresas desagradables para los clientes.

Para ello, el cliente debe proporcionar un único punto de contacto, que esté disponible para el traductor para responder las consultas.  Lo mejor es que sea la misma persona que ha acordado los términos para que haya continuidad.

El traductor sólo debe aceptar proyectos que sabe que se puede traducir en el plazo establecido con un alto nivel de trabajo.  

Los clientes satisfechos y una buena reputación son las marcas de un traductor profesional.

Gracias a Manel Xicota de Ormobook y Marc Paul Welters por sus contribuciones.

Volver

 



Más en nuestro sitio

Artículos

Publicaciones

Precios

Filosofía

Básicos web

Sitemap

Enlaces externos

Perfil APTIC

Perfil LinkedIn

Perfil Ediciona

Base de datos ISBN

castellano english catala